domingo, 20 de julio de 2008

Bacteria Desconocida Ha Sobrevivido en el Hielo de Groenlandia 120.000 Años


Un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania ha descubierto una especie muy pequeña de bacteria que ha sobrevivido durante más de 120.000 años en el hielo de un glaciar de Groenlandia a una profundidad de alrededor de 3 kilómetros

La capacidad del microorganismo de persistir en este hábitat de tan baja temperatura, pobre nivel de oxígeno, escasos nutrientes, y alta presión, la hacen particularmente útil para estudiar cómo la vida, en general, puede sobrevivir en una amplia variedad de ambientes extremos tanto en la Tierra como, posiblemente, en otros lugares del sistema solar.

Esta nueva especie pertenece a la categoría de las ubicuas, aún misteriosas, bacterias ultrapequeñas, tan diminutas que pueden pasar a través de filtros microbiológicos. De hecho, se han encontrado algunas especies viviendo en el agua extremadamente purificada que se usa en la diálisis. "Las células ultrapequeñas podrían ser contaminantes desconocidos en medios de cultivo y soluciones médicas supuestamente esterilizadas con el uso de filtros", advierte Jennifer Loveland-Curtze, investigadora del laboratorio dirigido por Jean Brenchley, profesor de bioquímica y biología molecular de la Universidad Estatal de Pensilvania.

El tamaño tan minúsculo de la nueva especie podría constituir una explicación de por qué pudo sobrevivir durante tanto tiempo en el glaciar de Groenlandia. Llamada Chryseobacterium greenlandensis, está genéticamente relacionada con cierta bacteria encontrada en peces, lodo marino, y las raíces de algunas plantas. El organismo es uno de sólo una decena de nuevas especies científicamente descritas procedentes de hielos polares y glaciares.

El equipo espera que su estudio sobre esta especie, así como los que se realicen sobre otras de los hielos de Groenlandia, revelen más detalles sobre cómo sobreviven las células y cómo se pueden alterar su bioquímica y su fisiología con el transcurso del tiempo.

Fuente:
http://www.amazings..com/ciencia/noticias/110708d.html

Regreso

Saludos a todos los visitates de este blog. Debido a problemas tecnicos hemos estados un par de semanas sin publicar, disculpen las molestias.
Poco a poco volveremos a publicar con la misma asiduidad que antes, ya que aún tenemos algún que otro problema.
Esperamos poder volver a la normalidad lo antes posible.
Un saludo a todos.

sábado, 5 de julio de 2008

Recuerdos

Recuerdo, que cuando era pequeño habia una serie que me tenia completamente enganchado y, supongo que a muchos de los de mi quinta y siguientes habrán vibrado con esa serie. Me refiero a unos dibujos, unos dibujos que fueron los primeros que me hicieron soñar, que todo es posible. Esa serie es Dragon Ball o Bola de Drac como la conociamos aqui en Alicante.
No es por entrar en conflicto de lenguas, pero creo que el 80% de las personas que vimos esa serie en catalán, la preferimos en esa lengua, ya que en castellano le cambiaban los nombres a muchas cosas. Como fan de Son Gohan yo fui uno de los afectados,jejej.
Pues recientemente he recibido una noticia, una noticia que me imagino a todos os hará ilusión. Y es que el 10 de abril de 2009 (en principio) estrena la primera pelicula con actores reales (con presupuesto) de la historia de dragon ball.
Más información www.dragonballalcine.com

miércoles, 2 de julio de 2008

Nuevo Indicio de Que Algunos Ingredientes Para la Vida Pudieron Ser Extraterrestres


Un equipo de científicos ha obtenido un nuevo indicio de que algunos ingredientes clave para el desarrollo químico necesario que llevó al surgimiento del ARN y del ADN pudieron llegar de fuera de nuestro planeta.

La investigación ha sido realizada por expertos del Imperial College de Londres, la NASA, la Universidad de Maryland en Baltimore, el Instituto Carnegie de Washington, el Instituto de Investigación de Ciencias Planetarias y Espaciales de la Open University en Gran Bretaña, la Universidad Radboud en Nijmegen (Países Bajos), y el Laboratorio de Astrobiología del Instituto de Química de Leiden (Países Bajos).

Fuente:
http://www.amazings.com/ciencia/noticias/020708a.html

El meteorito que en 1969 cayó cerca de Murchison, Australia, es famoso por la gran cantidad de compuestos orgánicos que se han encontrado en él, incluyendo nucleobases, que son precursores de las moléculas constituyentes del ARN y el ADN.

Eso llevó a que la comunidad científica se plantease que la caída en una época arcaica de meteoritos como ese pudo aportar a la Tierra los ingredientes clave para el surgimiento de la vida, y que por tanto las formas de vida de nuestro mundo tendrían un origen parcialmente extraterrestre.

Sin embargo, existía la duda sobre la procedencia de las nucleobases presentes en el meteorito, ya que éste pudo resultar contaminado con material terrestre, y por tanto las detectadas en él no tendrían un origen extraterrestre sino del todo terrenal.

Ahora, los autores del nuevo estudio han logrado aislar xantina y uracilo del meteorito, y someterlos a un análisis isotópico. La proporción entre distintos isótopos de carbono es una huella dactilar inconfundible de la procedencia de las moléculas orgánicas. Las de origen extraterrestre poseen abundancias mayores de carbono-13 en comparación con el carbono-12.

El resultado del análisis demuestra que las nucleobases presentes en el meteorito de Murchison proceden de fuera de nuestro planeta.

Ello implica que la hipótesis del origen extraterrestre de la vida de nuestro mundo es ciertamente plausible.

"Creemos que las primeras formas de vida pudieron adoptar nucleobases procedentes de fragmentos de meteoritos, para su uso en el código genético que las capacitó para transmitir rasgos beneficiosos a las generaciones siguientes", declara la autora principal del estudio, Zita Martins, del Imperial College de Londres.

Hace entre 3.800 y 4.500 millones de años, vastas cantidades de rocas como la caída en Murchison en 1969, alcanzaron la superficie de la Tierra procedentes del espacio. Aquel bombardeo meteorítico, que dejó numerosos cráteres en astros de nuestro sistema solar, coincide con la época en que, según todos los indicios, surgió la vida en la Tierra.

EL CASO TERRASSA



Hace ya algún tiempo tenemos contactos directos con esos seres que de una u otra forma usted y todos los terrícolas han estudiado: los extraterrestres. Nos han ido mutando lentamente, aunque no en las mismas fechas; pero ahora entienden, como nosotros, que somos unos extraños en este planeta. De ahí que nos llaman y nosotros, identificados hace tiempo como amigos suyos, partamos con la alegría más inmensa que jamás soñáramos. Nos dirigimos al centro galáctico. En nuestro domicilio encontrará usted algunos apuntes, datos y notas que le servirán para enseñar al terrícola incrédulo (usted no lo es), de que la vida pensante se expande por todo el infinito universo del indefinible Dios. Le conferimos autoridad, por esta carta, para que investigue cuanto y como quiera al respecto, en nuestros domicilios. Sabemos que nos creerá usted al instante de leernos ya que, si lo que nos hubiera apasionado hubiese sido la popularidad, hace ya algún tiempo la tendríamos. Un saludo Kósmico. Adjuntamos carta para la ONU.
W.K.T.S
Así rezaba una de las cartas póstumas...

Así rezaba una de las cartas póstumas, escritas por José Félix Rodríguez Montero y Juan Turu y recibida, en este caso, por Marius Lleguet. Otras incluso tenían como destino la propia ONU.
El difunto escritor y pionero de la ufología Marius Lleget era en aquella época uno de los mayores divulgadores del tema ovni-extraterrestre. A raíz del "suicidio" de los ufólogos de Tarrasa su trayectoria dio un giro de 180 grado. Cuando, tras la muerte de éstos, se convierte en destinatario de dos cartas póstumas, sus editores lo exprimen al máximo. Sin embargo Lleget, en el fondo poeta del cosmos, se sume en una profunda depresión que le lleva en dos ocasiones al borde del suicidio y a un año de reclusión en un psiquiátrico.
Su condición de pluma ágil y docta en materia extraterrestre lo situaba en una posición privilegiada para enjuiciar el caso de los suicidas y el de muchas asociaciones de amigos del espacio que entonces existían. Lleguet no tardó en erigirse en el "enemigo del tema extraterrestre" para muchos ufólogos. Cuando el tema de los suicidas empieza a enfriarse, el director de Lleguet, Enrique Rubio, recibe un anónimo que rezaba así:
"¿SABIA USTED QUE JUAN TURU VALLES ESTUVO INVESTIGANDO HASTA LA SACIEDAD SOBRE LA "CONCA" DE TIVISSA EN BUSCA DEL REFUGIO DONDE SE CREE HABITAN "ELLOS", O SE ADAPTAN A NUESTRA ATMOSFERA? POR QUE NO INVESTIGA, "DE VERDAD"? QUIZA ENCONTRARIA ALGO QUE LE INTERESA MUCHO"
Según investigaciones de Guijarro y Carballal el autor de este anónimo sería el propio Marius Lleguet. Sin embargo, no se ha encontrado ninguna pista que relacionase directamente a Joan Turú con Tivissa, y se intuye que ésta podía haber sido una pista falsa preparada años antes para desorientar a posibles investigadores posteriores del "caso Tarrasa".

El día 20 de junio de 1972 a las 05:30 la policía encuentra a José Félix Rodríguez y Juan Turu muertos, con las cabezas separadas del cuerpo, sesgadas por las metálicas ruedas del tren, en las vías, a su paso por Torrebonica. Sujeto a su pecho ellos tenían una nota:
"Los extraterrestres nos llaman"
Así rezaban los titulares de la prensa matutina el 20 de junio de 1972, refiriéndose al hallazgo de los cadáveres de José Rodríguez Montero, de 47 años y Juan Turú Valles, de 21, ufólogos afincados en Tarrasa (Barcelona), que habían puesto fin a sus vidas arrojándose a la vía férrea.
La noticia conmocionó en su época el medio ufológico. Investigadores de todas partes se sintieron responsables hasta cierto punto de la suerte de estos dos personajes. Sin embargo, en lugar de llevar a cabo las investigaciones de rigor, especularon con diversas hipótesis, entre las que destacaba la del asesinato, acaso ocultando cierta beligerancia a la hora de enfrentarse a tan incómodo suceso. Esto es comprensible en un época donde coexistían, junto con la investigación OVNI, otros aspectos más especulativos tales como los hombres de negro, supuestos censores del estudio de los OVNIs, hoy constituidos en verdaderos mitos, pero entonces creencias fuertemente arraigadas en las mentes de los investigadores.
Desde un punto de vista criminalistico, llama la atención que dos personas, los protagonistas de tan patética historia fueron dos personas que, aparentemente, no tenían nada en común salvo su fascinación por el fenómeno OVNI y que, además decidan y ejecuten a la par un acto tan salvaje como este. El ruido del tren se detecta más de un minuto antes de la llegada de convoy pero es que la vibración se percibe antes o la inmediatez de la luz puede hacer dudar al más convencido. ¿Qué motivó a estos hombres a perseverar? ¿Hubo alguna inducción o ambos se suicidaron? ¿Hubo más gente implicada? Las notas no estaban manchadas de sangre y a pesar del brutal impacto de las cuchillas de las ruedas, no se movieron lo más mínimo del pecho ni de la posición de las manos ¿quién se lo cree? ¿ hubo entonces alguna trama?

José Félix Rodríguez, natural de Aguadulce (Sevilla) se trasladó a Terrassa a principios de 1946, para trabajar en una empresa textil. A principios de los años setenta se topó de bruces con el fascinante y por aquel entonces tan actual, mundo de los OVNIs. Se le consideraba un “Don Quijote” del espacio, que en lugar de libros de caballería leía textos de astronaves y extraterrestres, hasta que llegó a su aventura en la que su molino fue un tren. Se hizo evangelista a su llegada a Terrassa. Y, como decía se topó con el mundo de los OVNIs a través del grupo UMMO de Madrid, el mismo grupo que recibió mensajes de Luna 16 y otros descabellados contactos. De todo esto bebió José Félix que ya era conocido como El Venusino. No dejó de preocuparse por asuntos como el Palmar de Troya, llegando a asistir en sus trances al "Papa Clemente"
Tras varios estudios llegó a algunas conclusiones, que en forma de carta, envió a algunos allegados y estudiosos del tema. Teorías que presagiaban un trágico desenlace.
Estas cartas y las posteriores teorías elaboradas con su compañero Juan Turu encajaban perfectamente con la dialéctica utilizada por las “victimas” del anteriormente mencionado, caso Luna 16.
Emilio Sánchez Montero, primo de José Rodríguez Montero y quien, de no haber existido Joan Turú, quizás habría sido el compañero de "viaje a Júpiter" de su primo. Emilio, que era psicólogo, hombre equilibrado y de formación racional, habló de su pariente como un hombre culto y de un carisma arrasador.
En palabras de Emilio Sánchez “Recuerdo que un día, poco antes de su muerte, me presentó a Joan Turú. El me contó, visiblemente emocionado, que José no podía ser una persona normal. Me dijo que lo había visto levitar a cuatro metros del suelo y cosas más increíbles. Yo no lo vi hacer nada semejante, pero en varias ocasiones mi primo me demostró que tenía poderes de clarividencia y otros. Incluso después de su muerte, viví una serie de fenómenos que no puedo explicar...".

Juan Turú Vallés. El segundo de los suicidas. Nacido el 10 de enero de 1951, en Tarrasa. Ayudante de contable en la empresa de telas "Cortes" y en sus ratos libres investigador ufológico. Este joven erudito de los OVNIs fundó el grupo IONI (Investigación de Objetos No Identificados) y formó parte del CEI (Centro de Estudios Interplanetarios) y de la RNC (Red Nacional de Corresponsales) tomando parte activa en la investigación de casos OVNI históricos, como el de Matadepera (1969). Cuando en 1968 surge en Castellón el caso Tivissa, Turú ve en la zona la "base extraterrestre" siempre anhelada.

“El mutante es regado, con el polen cósmico. Ya no es un hombre como los demás. Sentirá en si los efectos cósmicos. Jamás podrá ya volver atrás. La mutación puede originarse lentamente, o, por el contrario, de manera brusca y espontánea. Más espontánea aún si el mutante topa con seres de estados superiores”.

Esto les estaría pasando según confesaron a un grupo de estudiosos zaragozanos, grupo en el cual dos de sus miembros decidieron poner fin a sus vidas tirandose al vacío por un patio interior, tras conocer lo que pasó con Juan Turu y José Félix Rodríguez.

Alguna anomalía inexplicable debió ocurrir para poder convencer al joven Juan Turu para “viajar” hasta el planeta Júpiter.
Turu era un joven de Tarrassa, activo investigador de OVNIs, miembro de grupos como el CEI (Centro de Estudios Interplanetarios) Conoció a José Félix a través de un artículo publicado en la revista Algo en mayo del 72. Esto llama muchísimo la atención ya que apenas un mes después su cuerpo y el de José Félix fueron hallados en las vías del tren.
Durante las investigaciones de José Félix y Juan llegaron incluso a tomar fotos de supuestos objetos voladores no identificados en las cercanías de Torrebonica, fotos en posesión actualmente de Josep Guijarro. Fue por estos avistamientos la razón aparente de que eligieran esta zona para su “viaje”.

José Rodríguez vivía en Can’Anglada este barrio obrero era entonces un hervidero antifranquista (la plaza sigue llamándose popularmente la ‘plaza roja’) En la España de esos años los movimientos obreros empezaban a tomar protagonismo y ello hizo que José y Juan fueran investigados por el gobierno de la dictadura

Este caso, según algunos investigadores tendría mucho que ver con los sucesos de Luna 16 un caso que comienza con un sastre atormentado haciendo una extraña ofrenda a los cielos meses después de que numerosos contactados recibieran nutridos mensajes anónimos con hechos que se iban a producir, precisamente en el lugar de la matanza el número 16 de la madrileña calle Luna.
Según otras investigaciones, llevadas a cabo por Josep Guijarro y Manuel Carballal hubo mucho más en todo esto.
Llama la atención que José Fernández, ex-guardagujas de RENFE y primera persona en ver los cadáveres, no recibiera ninguna visita, ni de policías, ni de periodistas, ni de nadie.
Más sorpresas llegaron al ver el sumario del caso Terrassa.
Como el hallazgo en la mano derecha de José Rodríguez de algodón limpio que no fue analizado, y el hecho de que éste había permanecido en ayuno mientras que su compañero de viaje, Juan Turú, tenía en su estómago restos alimenticios. En realidad hay dudas de que el algodón hubiera servido para taponar los oídos, tal y como apuntaba un periódico sensacionalista. Se podría pensar que éste, impregnado de alguna sustancia estupefaciente, tuviera como misión suavizar la "partida a Júpiter"

O quizá estos casos tuvieran que ver, en palabras de algunos investigadores, con alguna trama de manipulación mental con oscuros objetivos que se inició en nuestro país a comienzos de la década de los sesenta.

La muerte de otros inocentes como Juan José Gómez Vargas, de dieciocho años, y Francisco Saureu, de dieciséis, encontrados muertos el 2 de Abril de 1978 en la vía férrea de Lleida, en posición idéntica a la de los suicidas de Tarrassa, fue otra de las piezas de un puzzle caótico pero común.
José Antonio Galán se interesó desde 1967 en la fenomenología ovni. Miembro de la RNC (Red Nacional de Corresponsales) y ADIASA, en 1.972 empieza a indagar sobre el "caso Tarrasa" y halla importantes paralelismos con el "suicidio" anteriormente mencionado, el de dos jóvenes de 16 y 18 años de Lérida. Su común denominador: el suicidio en la vía del tren y su interés por Tivissa. Después de intensos años de trabajo, Galán se deshace de su archivo y deja definitivamente la ufología. Galán llegó a la conclusión de que José Rodríguez y Joan Turú fueron asesinados.

Los fervientes "discípulos" de Rodríguez pudieron presenciar el suicidio y colocar, como hizo deducir M. Rodellar (el funcionario de juzgado que realizó el levantamiento de los cadáveres), el cartel de "los extraterrestres nos llaman" en los cuerpos recién decapitados. Quizás todo formase parte de un experimento de control mental. Quizás fueran "silenciados" por una agencia de inteligencia extranjera, o quizás han viajado a Júpiter del brazo de algún alienígena. Pero mientras nadie demuestre lo contrario, el suicidio de ambos es el resultado de un delirio místico producido por el excesivo amor al cosmos y a los extraterrestres.
Y como ellos, otros elegidos para unos pocos y locos para la mayoría, continúan en la sombra esperando la ansiada señal para partir hacia un mundo mejor.

martes, 1 de julio de 2008

Aún no tengo palabras

Decian que PODEMOS y PUDIMOS. Simplemente España. Increible. La, la , la, la la la la que viiiva Españaaaa!!!!

Va de retro

He encontrado por la red este video del año 1993, del programa Otra Dimensión, presentado por Félix Gracia.
En esta ocasión hablará, junto al gran Juan José Benítez y a Vicente J. Ballester sobre el fenómeno OVNI y la desclasificación que se llevó a cabo por el ejercito del aire español, por el MOA (mando operativo aereo)